Energía solar térmica

Antes de comenzar a describir la energía solar térmica, es necesario definir previamente lo que es la energía renovable. Se denomina de esta manera, a la energía que se obtiene de fuentes naturales posiblemente inagotables. 

Entre las energías renovables se encuentran: la energía eólica, la geotérmica, la hidráulica, la mareomotriz, la undimotriz, la biomasa, los biocarburantes y por último la solar. 

El sol, es vital para todos los seres vivos, y cada día es mayor su importancia como recurso de energía alternativa. Esta se puede utilizar en muchos lugares del mundo.

Como ya sabemos la energía que obtenemos de los combustibles fósiles contamina el medio ambiente, ya que emite gases tóxicos. Sin embargo, la energía solar, al ser un recurso ilimitado, no fluye desechos peligrosos.  

La energía solar, además de ser un recurso inagotable, se puede utilizar de manera directa en muchas áreas. Pueden usarse en el calentador de agua, climatización e invernadero.

Son múltiples los beneficios que genera la energía solar, ya que es infinita, limpia y gratis.

¿Qué es la energía solar térmica?

funcionamiento energia solar termica

La energía solar térmica, también llamada energía termosolar, es un tipo de energía utilizada para aprovechar la energía solar. Esto con el fin de generar energía térmica o eléctrica. 

Consiste en aprovechar la energía del sol para transferirla a un medio portador de calor, que suele ser agua o aire. De esta manera, la energía se recoge a través de paneles solares y se convierte en calor.

Es un tipo de energía renovable, sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Esta nueva energía se puede aplicar en viviendas e instalaciones pequeñas como en grandes centrales de energía solar térmicas. 

Grandes cantidades de energía en la actualidad, son destinadas a las aplicaciones de calefacción tradicionales que podrían satisfacerse con la energía solar térmica.

Son numerosos los beneficios y necesidades que podrían satisfacerse al tomar como opción la energía solar térmica. Gracias a su uso se podría ahorrar importantes cantidades de energía al año.

Si optamos por este tipo de energía se podría reducir más del 25% del consumo de energía convencional en viviendas de nueva construcción, así como reduciría el 28% de la obtención de agua caliente. 

¿Cómo funciona?

Su funcionamiento consiste en generar electricidad de manera indirecta, a diferencia de la energía solar fotovoltaica. 

La radiación solar se recolecta y se usa para calentar un fluido. El vapor producido alimenta un generador eléctrico, el cual transforma la energía mecánica en energía eléctrica.

La energía solar térmica funciona de manera parecida al de una central térmica o una central nuclear. La única diferencia se encuentra en cómo se obtiene el vapor. 

En una central térmica el calor proviene de la quema de combustibles fósiles. En cambio, en una central nuclear el calor viene de la fusión de uranio.

Las plantas utilizan los rayos del sol para calentar un fluido a donde se transfiere el calor. Los sistemas pueden ser utilizados para producir vapor. De esta manera, se convierte en energía mecánica en una turbina y en electricidad de un generador. 

Los captadores solares son los que capturan la radiación solar y la convierten en energía térmica, en calor. Existes diferentes captadores solares, los de placa plana, los de tubos de vacío y los absorbedores sin protección ni aislamiento.

Entonces, una instalación solar térmica está formada por distintos elementos. Los captadores solares, un circuito primario y secundario, intercambiador de calor, acumulador, vaso de expansión y tuberías.

Ventajas

La energía solar térmica desde diversos puntos de vista es una opción bastante interesante. Optar por este tipo de energía renovable beneficiaría tanto al medio ambiente, como a nuestra persona.

La principal ventaja de la energía solar térmica es, que es renovable. El verbo renovar, hace referencia a regresar algo a su primer estado.

Debido a que el sol es una fuente natural y nos dará energía por millones de años, siempre tendremos energía solar. Otros de los beneficios es que podemos ser participes con el cuidado del medio ambiente. 

Como ya sabemos, la energía del sol no causa ningún tipo de contaminación a nuestro planeta. Esta la obtenemos a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética procedente del sol.

Lo mejor de la energía solar es que está disponible al mundo entero. Sin importar la ubicación geográfica donde estemos, será posible disfrutar de  la energía solar.

Son múltiples los beneficios de escoger la energía solar térmica. Esta reduce el consumo energético superior al 50%, aporta valor añadido a la vivienda y es de bajo mantenimiento. 

Tipos de energía solar térmica 

Los colectores son los encargados de captar la energía térmica de la radiación solar. Estos colectores solares se clasifican de baja, media y alta temperatura.

La principal característica, como es evidente, son las temperaturas que proveen cada uno de estos colectores. La energía solar térmica de baja temperatura provee calor útil a una temperatura inferior a 65ºC. 

A diferencia de la baja, la energía solar térmica media se utiliza en aplicaciones que necesitan una temperatura entre 100ºC y 250ºC. Luego de 80 ºC los colectores planos ya no rinden y se necesitan otros sistemas de captación.

Por último, la energía solar térmica alcanza temperaturas por encima de los 500ºC. En este tipo de instalaciones, una vez transformada la radiación solar en energía calorífica, ésta se convierte en electricidad.

Energía solar térmica vs Fotovoltaica

energia solar termica vs energía solar fotovoltaica

En el ámbito de la energía solar se destacan de manera significativa dos tipos de tecnología. Aunque estas dos tecnologías dependen del sol, no funcionan de la misma manera.

Aunque la energía solar térmica y la energía solar fotovoltaica se aprovechan del sol, presentan una lista de diferencias. 

Una de las diferencias más evidentes es que la energía solar térmica, necesita un proceso térmico. A diferencia de esta, la energía solar fotovoltaica necesita un proceso químico. 

También, el modo de almacenaje no es el mismo. Mientras que en la energía solar fotovoltaica se utilizan en baterías, la térmica almacena en depósitos de agua.

De esta manera, la energía solar térmica se emplea, básicamente, para calentar un fluido. Por otra parte, la energía solar fotovoltaica, al menos la más conocida, sirve para la alimentación de motores y aparatos eléctricos.